La cátedra

Equipo 

Titular: Dra. Natalia Giglietti

Adjunta: Prof. Elena Sedán

Adscriptxs: Mariana Veneziano y Yamil Leonardi (mnemo)

Teoría de la Historia es una cátedra del tercer año de la licenciatura y del profesorado en Historia del Arte. Orientación Artes Visuales de la Facultad de Artes. El régimen de cursada es cuatrimestral y posee una carga horaria de cuatro horas semanales. A este tiempo se le adiciona el trabajo que los grupos de estudiantes realizan en diferentes repositorios, dentro de lo que denominamos Prácticas de archivo. Si bien, cada equipo regula y establece los tiempos de asistencia a las instituciones, involucramos estas actividades como parte de la cursada regular ya que las consideramos nodales para el proceso de aprendizaje.

El comienzo de la asignatura lo configura las concepciones idealista y materialista de la historia. A partir de ello, se trabaja en torno a los desarrollos teóricos que manifiestan cambios significativos respecto de la indagación de nuevos problemas, metodologías y objetos de estudio en la corriente de la historia cultural, los estudios de género y los estudios visuales. Por último, se abordan autores que refieren a la complejidad del saber histórico, la dimensión temporal, el relato, la interpretación y la presunta veracidad de los hechos históricos a través de un concepto fundamental, en nuestra contemporaneidad, como es la cuestión del archivo.

La secuencia señalada no se constituye en una estructura estanca, sino que se adapta y se modifica año a año de acuerdo a las diferentes dinámicas que se establecen con y entre los diversos grupos de estudiantes. Las unidades integradas por núcleos conceptuales se enuncian en el programa de la materia junto con la delimitación de bibliografía específica y complementaria. Lo expresado en esta planificación y su organización se plantea como una selección posible entre muchas otras. En definitiva, la puesta en acto se constituye, principalmente, en la consideración de lxs futurxs profesionales.

Las clases cuentan con una matrícula estable de aproximadamente treinta alumnxs. Son estudiantes que ya tienen un recorrido universitario y conocen perfectamente las dinámicas institucionales en cuanto a regímenes de cursada, tiempos y obligaciones se refiere. La modificación del plan de estudios de la carrera, en el 2008, no solo significó un aumento cuantitativo de carga horaria destinada a nuevos espacios de formación, sino el aspecto cualitativo más importante se dio con la intención conjunta de dotar de mayor identidad y de especificidad a la titulación. Por este motivo, identificamos que quienes cursan Teoría de la Historia pueden efectuar lecturas analíticas de textos académicos de diferentes grados de dificultad. Lxs alumnxs realizan asiduamente producciones escritas y presentan distintos trayectos como autores, en lo que hace a publicaciones de artículos y ponencias, y como coautores en trabajos realizados en colaboración con docentes de distintas cátedras.

Estxs jóvenes cuentan con un bagaje de imágenes y de formulaciones teórico-prácticas que construyen desde el primer año en la Facultad. A su vez, no debemos olvidar que, también, sus imaginarios visuales son elaborados desde fuera del aula, mucho antes de su vida universitaria. El contacto con la imagen, con el campo de lo visual y con las más variadas producciones artísticas es permanente. 

La metodología que se adopta entiende la investigación, la enseñanza y la práctica de la historia del arte como una puesta en cuestión de categorías y de objetos en base a preguntas e hipótesis formuladas a partir de ejes problematizadores. Ejercitar un pensamiento situado, desde nuestra coyuntura de producción específica, resulta una manera de cuestionar los modelos teóricos hegemónicos. La teoría del arte que se pretende configurar responde a revisar concepciones tradicionales de la historia del arte para generar la posibilidad de construir marcos propios de reflexión. 

Siendo conscientes que nos adentramos en una tarea compleja en la que los tiempos pueden resultar escasos y la tentación de enseñar todo a todxs, en ocasiones, se vuelve muy patente, resulta indispensable ejercer la capacidad de síntesis. Las explicaciones teóricas y los aportes bibliográficos se circunscriben a los fines de la materia mediante el diseño de estrategias que contemplan lo central de cada línea teórica. Las guías de lectura puntualizan ciertas áreas significativas de los diferentes textos y permiten que lxs estudiantes, de manera gradual, se aproximen a categorías analíticas más complejas. Con la misma intención, en las clases se habilitan situaciones donde el aprendizaje individual se conjuga con el colectivo, al confrontar sus conclusiones entre sí y con lxs diferentes autores trabajados.

La importancia dada al estudio de la imagen se reafirma en la elaboración de trabajos de producción que pretenden, desde un anclaje formal, establecer relaciones y contraponer las corrientes teóricas con lo que la imagen instaura desde su propia presencia y materialidad. Los sucesivos planteos de estas actividades facilitan la superación de problemas ante aquellos análisis que se remiten exclusivamente a la cuestión histórica, contextual o de significado de la obra. Esta vuelta a la imagen, desde lo específico, brinda el equilibrio entre forma y contexto y posibilita distinguir el desborde de los límites de la teoría y la imposibilidad de reducir la imagen al texto. Este enfoque, adoptado para comprender los contenidos de la cátedra, se propone como una reconsideración de aquellas obras y textos que son, o serán, trabajados en otras asignaturas, sin que signifique la reproducción de su tratamiento.

El trabajo final integra la totalidad de lo revisado en la materia: cada grupo de acuerdo a su objeto de investigación elabora sus propias articulaciones con lo trabajado en las diferentes clases y adopta las metodologías y los conceptos, que mejor se adaptan a lo estudiado. Esta etapa se articula con tutorías periódicas y momentos de pre-entregas.

Intentamos, entonces, que el trayecto que inician lxs estudiantes se prolongue en nuevos relatos, inquietudes y discusiones que den cuenta, una vez más, del proceso dinámico que implica todo trabajo de investigación y de enseñanza-aprendizaje, así como de todo intento de escritura y reescritura de múltiples historias del arte en la Argentina.